Una nota sobre los precios de los activos, la riqueza y la desigualdad

By: George Reisman

Warren y Sanders et al. son engañados por la inflación de la oferta monetaria del Estado al creer que el estancamiento y declive de nuestro sistema económico en las últimas décadas es el resultado de la creciente desigualdad económica.

La verdad es que tanto la aparición de la creciente riqueza de los ricos como la realidad de la disminución de la riqueza real son el resultado de que el Estado vierte dinero nuevo y adicional en los mercados de valores e inmobiliarios, donde el efecto es elevar los precios.

Dado que los ricos poseen muchas más acciones y bienes raíces que la persona promedio, el efecto de este aumento en los precios es que la desigualdad económica parece aumentar. (De alguna manera, no se informa de las bruscas disminuciones de la desigualdad económica aparente que necesariamente acompañan a las quiebras del mercado)

Mientras que los ricos parecen ganar debido a la subida de los precios de sus activos, en realidad pierden.

Esto se debe a que la imposición de sus beneficios sobre la venta de acciones y bienes inmuebles impide que los fondos que les corresponden sigan el ritmo de la subida de los precios. Sus fondos crecen sólo en la medida de lo que queda después del pago de impuestos.

Por ejemplo, imagínese que la infusión de dinero nuevo y adicional en los mercados bursátiles e inmobiliarios aumenta los precios en un 10%. Originalmente, uno tenía un activo de un millón de dólares. Ahora puede venderse por 1,1 millones de dólares.

Pero si el impuesto a las ganancias de capital es del 25%, el vendedor termina con sólo $1.075 millones, una ganancia del 7,5%, mientras que los precios de los activos disponibles para su compra han aumentado en un 10% en promedio.

Esta es una de las principales formas en que la inflación –la expansión de la oferta monetaria por parte del Estado– destruye un sistema económico. Crea la apariencia de prosperidad empresarial junto con el hecho del empobrecimiento general, lo que resulta en culpar de la pobreza a las empresas y a las ganancias.

El problema con el impuesto sobre el patrimonio

Una «solución» a la desigualdad – propuesta por Elizabeth Warren – es el impuesto sobre el patrimonio. Warren aboga por un impuesto sobre la riqueza que cada año se llevaría el 2% de la riqueza de todos por valor de más de 50 millones de dólares, y el 3% de la riqueza de todos por valor de más de 1.000 millones de dólares. Este impuesto sobre el capital significa menos medios de producción y, por lo tanto, menos producción y precios más altos. Al mismo tiempo, significa menos demanda de mano de obra y, por lo tanto, salarios más bajos. El programa de Elizabeth Warren es un llamado al empobrecimiento masivo. Y lo mismo ocurre con los programas esencialmente similares de sus compañeros que odian a los ricos, como Bernie Sanders y Ocasio-Cortez.

Powered by WPeMatico