Tres hurras por el Instituto Mises

By: Trevor Daher

La economía austriaca presenta el axioma de la acción humana, una verdad no falsificable y «evidente». De este axioma, se derivan conclusiones lógicas —verdades— sobre el comportamiento humano individual, el orden social y la cooperación, es decir, los mercados. Las conclusiones que se extraen de este análisis lógico son tales que la asignación óptima de los recursos, los modos óptimos de producción y consumo, etc. cada uno de ellos sólo puede surgir —y por lo tanto sólo ser conocido— como resultado de la libre elección y las acciones voluntarias de los individuos. De hecho, la única definición significativa de las condiciones o resultados «óptimos» del mercado, en este marco, son los que mejor servirían para satisfacer los deseos y preferencias de los individuos en condiciones de escasez. Esos deseos y preferencias, en sí mismos, sólo pueden conocerse en la medida en que se demuestren mediante la libre elección y la acción voluntaria.

La concepción austriaca de la ciencia económica y sus partidarios cometen una atroz herejía contra la religión moderna —sea cual fuere su denominación en un momento o lugar determinados—, ya que con frecuencia abrazan una filosofía política y jurídica que permite este libre ejercicio de elección y acción voluntaria por parte del individuo, limitado únicamente por los derechos de otros individuos.

¿Es de extrañar, entonces, por qué esta gran tradición intelectual liberal surgió en el tiempo y el lugar que lo hizo? Algunos argumentan que fue un accidente de la historia, una coincidencia. Yo, como muchos otros antes que yo, creo que estas ideas surgieron en Occidente precisamente porque están de acuerdo con la comprensión judeocristiana del valor inherente y la dignidad de la persona humana. Nuestros oponentes ideológicos, en más de un sentido, buscan reemplazar la Mano Invisible con el Puño de Hierro.

El Instituto Mises es una de las pocas instituciones donde los académicos todavía poseen el conocimiento necesario para enseñar los principios del libre mercado, y la filosofía política y legal que lo engendró. Menos aún poseen el coraje de profesar y defender estas ideas en nuestra era jacobina.

Yo mismo he sido un gran beneficiario de la inmensa riqueza de materiales educativos que el Instituto Mises ha proporcionado al público, de forma gratuita. El Instituto cuenta entre sus eruditos con el mismo hombre que me introdujo por primera vez (impersonalmente, por supuesto) en las verdaderas historias de Estados Unidos, la Iglesia Católica y la Civilización Occidental. Cuenta entre sus miembros con el mayor estadista estadounidense vivo y campeón de la libertad.

Es por esta razón que escribo este artículo: para expresar mi profunda gratitud al Instituto Mises, su junta, su facultad, sus partidarios, y todos los individuos que han contribuido a su misión de erudición y educación. Las contribuciones y los individuos son demasiados para enumerarlos a todos. Ya es hora de que haga una pequeña contribución propia.

Powered by WPeMatico