SCOTUS podría estar preparando el escenario para un desafío a la inmunidad calificada

By: Dustin Leenhouts

El 2 de noviembre, la Corte Suprema de los Estados Unidos falló en el caso Taylor v. Rojas. El peticionario en este caso fue Trent Taylor-un recluso del sistema de justicia penal de Texas. El Sr. Taylor alega que en septiembre de 2013 fue colocado en una celda cubierta de heces humanas y dejado allí durante seis días antes de ser trasladado a una celda que estaba «congelada» durante otros cuatro días. El Sr. Taylor demandó a los funcionarios de prisiones responsables de su colocación en las celdas, alegando que violaron su derecho a no ser sometido a un castigo cruel e inusual en virtud de la Octava Enmienda. Los funcionarios de prisiones implicados en este caso argumentaron que no se les puede considerar responsables de la violación de los derechos del Sr. Taylor con arreglo a la Octava Enmienda porque tienen una inmunidad calificada, doctrina jurídica que concede una inmunidad general a los funcionarios del gobierno que cometen violaciones flagrantes de los derechos. El tribunal de distrito y el Tribunal de apelaciones del quinto circuito fallaron a favor de los funcionarios de corrección.

El Sr. Taylor apeló entonces a la Corte Suprema de los Estados Unidos. El tribunal invalidó la decisión del Tribunal del Quinto Circuito, alegando que se habían violado los derechos del Sr. Taylor y que los funcionarios de prisiones no debían recibir inmunidad calificada porque «ningún funcionario de prisiones razonable podría haber llegado a la conclusión de que, en las circunstancias extremas de este caso, era constitucionalmente permisible alojar a Taylor en condiciones tan deplorables e insalubres durante un período de tiempo tan prolongado». El caso se decidió por una votación de 7 a 1 con un solo disenso del juez Clarence Thomas.

Como señala el Juez Samuel Alito en su opinión concurrente, la Corte Suprema de los Estados Unidos suele evitar la audiencia de casos en los que no existe una cuestión subyacente de cómo debe interpretarse una doctrina o estatuto. En este caso no se impugnó la inmunidad calificada propiamente dicha, sino que se impugnó la aplicación de la doctrina por el tribunal inferior. Por lo general, el Tribunal Supremo evitaría conocer de casos de este tipo. Sin embargo, el tribunal decidió pronunciarse sobre este caso. Esto nos deja con una gran pregunta: ¿Por qué el tribunal consideró necesario intervenir en este caso?

Una posible explicación de sus acciones es que el tribunal simplemente vio los hechos de este caso y decidió que eran lo suficientemente extremos como para justificar una intervención. Esto parece improbable considerando la multitud de casos con hechos igualmente horribles en los que el tribunal se ha negado a conceder la certeza. Tales casos incluyen incidentes en los que los oficiales dispararon a un niño tirado en el suelo mientras apuntaban a un perro de la familia, fueron acusados de robar 225.000 dólares y le dijeron a un perro policía que atacara a un sospechoso de rodillas con las manos detrás de la cabeza. Si se considera el hecho de que el tribunal se negó a dictaminar en estos casos, esta interpretación de sus acciones en Taylor parece poco probable.

Otra posible interpretación es que el tribunal estaba tratando de corregir un error del pasado en la aplicación de la doctrina. En el pasado, el tribunal se ha pronunciado ampliamente sobre la cuestión de la inmunidad calificada. Han concedido inmunidad calificada en muchos casos en los que parece claro que no deberían haberlo hecho. Esto envía un mensaje a los tribunales inferiores de que deben interpretar la inmunidad calificada de manera amplia. Es posible que el tribunal haya querido solucionar este problema dando un ejemplo en el que la inmunidad calificada no se aplica.

Aunque ambas interpretaciones son posibles, parece más probable que el tribunal esté tratando de preparar el terreno para una impugnación de la doctrina en sí. El tribunal concedió recientemente la certeza en el caso Brownback v. King. Este caso contiene una impugnación directa de la doctrina de la inmunidad calificada y tiene un patrón de hechos horrendos. Si el tribunal quiere reevaluar la inmunidad calificada de manera significativa, sería útil tener una norma más cuidadosamente definida para cuando se debe aplicar. Taylor podría ser el intento del tribunal de aclarar este estándar por esta razón exacta.

Sea cual sea la razón del fallo del tribunal, Taylor obtuvo justicia. Además, el hecho de que el tribunal haya fallado en contra del Estado en este caso debería darnos esperanza para futuros casos. Si decidieran repensar la doctrina de la inmunidad calificada, este caso sería un gran lugar para empezar.

Powered by WPeMatico