¿Puede ganar el titular Trump con un mensaje contra el establishment?

By: Alice Salles

El martes es la última oportunidad para que la mayoría de los estadounidenses voten por el presidente. ¿Qué marcará la diferencia para lograr la victoria? Cuando se trata de mensajes, el Equipo Biden confía en los medios de comunicación de élite para asegurarse la victoria, mientras que las fuentes preferidas del equipo Trump están en la lista negra de los medios sociales y son ignoradas por la organización de noticias.

Pero, ¿qué nos dice la historia reciente sobre qué voz tiene más probabilidades de prevalecer?

En 2016, el comportamiento inusual y poco refinado de Trump lo acercó a aquellos que habían sido dejados fuera del discurso político durante mucho tiempo.

Pero a pesar de su aparente atractivo popular, los expertos y los principales medios de comunicación por cable le dieron la victoria a la ex secretaria de Estado Hillary Clinton. El día de las elecciones, sin embargo, las cosas no salieron como los demócratas planearon. Pocos predijeron el resultado.

Después de cuatro años, su retórica anti-establishment ha continuado haciendo que muchos lo vean como el candidato antipolítico, a pesar de que finalmente no ha cumplido muchas de sus promesas.

¿Puede la estrategia populista funcionar de nuevo?

Tal vez. Las lecciones de 2016 —tomar una posición contra el status quo— no parecen haberse quedado en los activistas demócratas. El partido ha permanecido energizado por su larga dedicación a explotar la política de identidad y empujar conceptos ideológicos que a menudo no resuenan con su propia base.

Desde la promesa de mantener la fallida estrategia de política exterior de EEUU en el Medio Oriente, a empujar el ya desacreditado «Rusia lo hizo» punto de discusión hasta el agotamiento, los demócratas se han quedado con lo que se ha utilizado para apuntalar la base en los últimos años, mientras que ignoran gran parte del centro. En su lugar, han elegido doblar, incluso amenazando con violencia física a aquellos que se oponen a su mensaje.

Consideremos el caso de la compañera de fórmula de Biden, Kamala Harris, que llegó a prometer que los violentos disturbios que siguieron a la muerte de George Floyd «no iban a parar» hasta que «haya gente en el sistema que esté dispuesta o presione» para marcar la diferencia.

Biden, mientras tanto, ha lanzado amenazas a gran parte de la población prometiendo la «nacionalización» del uso de máscaras y la distribución de vacunas. Es de suponer que esas medidas requerirán la aplicación de agentes armados del Estado.

Es probable que muchos votantes consideren que Trump es relativamente permisivo en comparación. Sin embargo, eso sigue siendo un listón bajo. Trump promete reducir la presencia militar de EEUU en Afganistán, pero no lo ha hecho. Pero en la práctica, su enfoque de la lucha contra la pandemia ha dependido mucho menos de los mandatos y la coacción del Estado que lo que propone Biden.

Cuando se trata de las principales diferencias entre los dos candidatos, muchos votantes pueden llegar a la conclusión de que está claro que Biden es el político profesional, mientras que Trump sigue siendo el fanfarrón y el antiestablishment. Esto puede ayudar a Trump con algunos votantes. Además, aunque Trump es ahora un titular, no obstante se presenta contra políticos de toda la vida como Biden. Como Trump fue cuidadoso al notar durante el primer debate: «Si pensara que [Biden] hizo un buen trabajo, nunca me hubiera postulado.»

La otra diferencia es que ahora, en comparación con 2016, los estadounidenses probablemente estén aún más cansados de la política gracias a los cierres de coronavirus, los disturbios de BLM y la destrucción de empresas tanto por la mafia como por los gobiernos estatales. Cualquiera que sea la motivación, Trump se beneficiará siempre y cuando pueda cultivar la imagen de ser el candidato que lucha contra la locura, mientras que Biden y Harris se mantienen estoicamente como los candidatos dispuestos a legitimar a la mafia.

Powered by WPeMatico