Por qué Dinamarca no forma parte de la Eurozona

By: Krzysztof Mroziewicz

Dinamarca como país de Europa con una población de alrededor de 5,8 millones de personas y con un PIB per cápita de más de 60 mil dólares. Desde 1973, Dinamarca forma parte de la Unión Europea, que en ese momento se llamaba la «Comunidad Europea», pero a pesar de ser parte de la UE, Dinamarca no forma parte de la Eurozona, y parece que Dinamarca no se unirá pronto.

Los votantes dicen que no

Según las encuestas de opinión pública en la Unión Europea (investigación realizada en la primavera de 2018) sólo el 29% de los encuestados daneses estaban a favor de aceptar el euro como moneda nacional potencial. A escala de la UE, esta cifra era del 61%. La gran mayoría – 65% – de los encuestados daneses estaban en contra de la unión monetaria. En toda la UE, esta cifra fue del 32 por ciento. El único ámbito en el que los daneses están en línea con la media europea es el 6% de los encuestados que no tienen opinión sobre este tema.1

Además, en la historia moderna danesa se han celebrado dos referendos en relación con la aplicación del euro. El primer referéndum se celebró el 2 de junio de 1992 y fue un «referéndum por poderes». El voto fue a favor o en contra de la ratificación del Tratado de Maastricht, que estableció la Unión Económica y Monetaria de la Unión Europea. La idea del Tratado de Maastricht fue mínimamente rechazada por los votantes daneses: el 50,7 por ciento de los votantes estaban en contra, mientras que el 49,3 por ciento estaba a favor. El referéndum rechazado había afectado a nuevas negociaciones, lo que llevó a las limitaciones de negociación del gobierno danés sobre los mandatos de la UE, conocidas como las Opt-outs danesas. Una de ellas fue la decisión de no adoptar el euro. En el año 2000, los votantes daneses votaron si el país debía unirse o no a la zona euro o permanecer con su moneda nacional, la corona danesa. La medida fue rechazada por el 53,2 por ciento de los votantes.

Por qué hay oposición

Una ventaja de unierse a la eurozona sería una disminución de los tipos de interés de la deuda pública danesa, a pesar del hecho de que desde 2014, el tipo de interés de la deuda pública a 10 años está por debajo del 1%. (Los bonos del Estado de Dinamarca tienen una calificación de AAA con perspectiva estable.)

Por otra parte, una desventaja de adoptar el euro –tal como lo ven los votantes– sería la pérdida de control interno sobre la política monetaria. Sin embargo, bajo la política actual, la independencia de la corona danesa es sólo una ilusión. Desde 1982, la moneda de Dinamarca tiene un tipo de cambio fijo con el marco alemán. Cuando se cambió el marco por el euro, el banco central danés se incorporó al MTC II (Mecanismo Europeo de Tipos de Cambio). Este mecanismo fija el tipo de cambio de la moneda en 1 euro a 7.460 coronas danesas con la posibilidad de fluctuación del 2,25 por ciento. Naturalmente, esto limita la independencia del banco central danés. Cada desviación por encima o por debajo del 2,25 por ciento desencadena la intervención del Banco Central danés.

Según los estándares de la propia UE, Dinamarca está más que cualificada para unirse a la zona euro. Se han cumplido todos los criterios, incluyendo la tasa de inflación, el tamaño del déficit presupuestario, el ratio Deuda/PIB y otros. Pero parece que los electores daneses aún no están dispuestos a ceder el control de la política monetaria a los bancos centrales de la UE.

Lecturas adicionales:

  • 1. «Eurobarómetro estándar» primavera de 2018, Comisión Europea.

Powered by WPeMatico