¿Por qué confiar en los expertos?

By: Lipton Matthews

Ahora se ha convertido en un lugar común acusar a cualquiera que se oponga a los encierros de covid de ser «anticiencia». Este tipo de tratamiento persiste incluso cuando los estudios científicos publicados sugieren que la narrativa habitual a favor del encierro es errónea y apoyan la posición contraria al encierro.

Hay razones sociológicas, económicas y culturales por las que los expertos adoptan la posición políticamente popular, incluso cuando las pruebas científicas reales son débiles o inexistentes.

Los expertos son parciales y tienen intereses propios, como todo el mundo

Aunque a menudo se nos anima a escuchar a los expertos por su inteligencia y experiencia, hay razones de peso para que seamos escépticos con sus pronunciamientos.

Las creencias cumplen una función social al indicar la posición de una persona en la sociedad. Por eso, para preservar su estatus en los círculos de la élite, los expertos de alto nivel educativo pueden suscribir posiciones incorrectas, ya que hacerlo puede conferirles beneficios. Negarse a sostener un punto de vista políticamente popular podría perjudicar la propia carrera. Y dado que los profesionales de clase alta están más interesados en adquirir estatus que los trabajadores, no deberíamos esperar que se deshagan de creencias incorrectas en nombre de la búsqueda de la verdad. La cultura de la cancelación nos ha enseñado que promover la visión del mundo de la élite es más importante que la verdad para los responsables de la toma de decisiones.

Entonces, ¿por qué deberíamos escuchar a los expertos, cuando dan mayor primacía a apaciguar a las élites que a resolver los problemas nacionales? Al contrario de lo que algunos quieren hacer creer, rebelarse contra los expertos no es un ataque a la ciencia, teniendo en cuenta que pocas pruebas sugieren que se preocupen por la verdad científica. No nos engañemos. A las personas que ocupan cargos poderosos no les interesa ser derribadas de sus posiciones de influencia y, por ello, tratarán de minimizar las opiniones que amenacen su autoridad profesional o intelectual. Por ello, esperar que los burócratas influyentes valoren la verdad es poco inteligente. Para un burócrata, la verdad no es más que el consenso de la intelligentsia en un momento dado.

Cabe destacar también la menor capacidad de las personas inteligentes para identificar sus propios prejuicios. Debido a su mayor nivel de desarrollo cognitivo, a las personas inteligentes les resulta más fácil racionalizar las tonterías. Justificar suposiciones extremas requiere mucha capacidad cerebral, por lo que posiblemente esto explique por qué las personas muy inteligentes —específicamente, las personas «con mayor capacidad verbal»— tienden a expresar opiniones más extremas. Nuestra cultura tiene una inmensa fe en la opinión de los expertos, aunque la evidencia indica que esa confianza debe ser atemperada por el escepticismo. Las personas inteligentes, ya sean expertos o políticos, no tienen el monopolio de la racionalidad.

Hay que reconocer que la inteligencia puede actuar como una barrera para el pensamiento objetivo. Las personas brillantes son expertas en la elaboración de argumentos, por lo que incluso cuando se enfrentan a datos convincentes, son capaces de ofrecer contrapuntos igualmente fascinantes. Las personas inteligentes pueden enfrentarse a sus oponentes sin tener que recurrir a un montón de estudios para respaldar sus conclusiones. Por lo tanto, está claro que las propuestas de los expertos deberían tener un nivel de exigencia mayor, principalmente porque son más inteligentes que la media.

La capacidad de una persona inteligente para aportar argumentos coherentes a favor de sus ideas puede ser impresionante, y sólo puede servir para afianzarse en sus conclusiones. Por ejemplo, en el ámbito del cambio climático, los expertos han recomendado políticas que no se ajustan a los datos, sólo con la afirmación de que existe un consenso que apoya tales propuestas. El fomento del uso generalizado de las energías renovables, por ejemplo, se suele pregonar como una estrategia climática sostenible, a pesar de que los estudios sostienen lo contrario.

En contra de los desplantes de la intelligentsia, deberíamos implorar a más personas que expresen su escepticismo ante los expertos. Debido a su elevada inteligencia, tienden a ser más inflexibles y partidistas que otras personas. Esto es, por tanto, una sólida justificación para que la gente de a pie sea escéptica con los intelectuales a cargo de los asuntos nacionales. A diferencia de los burócratas ricos, que están aislados de las consecuencias económicas, suelen ser los pobres quienes soportan el peso de sus malas ideas.

Powered by WPeMatico