Las ventajas de ser políticamente correcto

By: Lipton Matthews

Las historias que describen el salvajismo de la cultura de la cancelación son cada vez más populares. Como era de esperar, muchos invocan lo políticamente correcto como génesis de esta evolución. Pero en lugar de buscar explicaciones simples, debemos reflexionar sobre por qué la gente se conforma con las opiniones políticamente correctas. En realidad, la conformidad tiene una base biológica. Los seres humanos son criaturas sociales que prosperan en las conexiones íntimas. De ahí que ajustarse a las convenciones sociales expresando supuestos políticamente correctos sea una forma de señalar la pertenencia a una comunidad. Como tal, la conformidad protege a las personas de las cicatrices emocionales del rechazo.

De hecho, ajustarse a las normas sociales, como respetar los derechos de propiedad y ser educado, da resultados favorables. Sin duda, la conformidad positiva es crucial para el éxito de nuestra especie. Sin embargo, la conformidad retrógrada, indicada por la fama de ideas como el privilegio blanco y el racismo sistémico, puede fomentar resultados destructivos. Impedir el crecimiento de la conformidad retrógrada es un reto, porque el éxito de una idea no depende del rigor intelectual.

Al igual que los organismos biológicos, la receptividad de una idea está vinculada a su capacidad de aumentar la aptitud social. Las personas se imitan entre sí, por lo que las ideas se reproducen miméticamente. Por lo tanto, la prosperidad de una idea está impulsada por el sesgo de la conformidad. En consecuencia, las ideas heterodoxas, aunque sean rigurosas, no pueden competir con las opiniones dominantes. Además, el investigador Robert Henderson señala que la capacidad de las creencias socialmente aceptadas para aumentar los vínculos sociales explica el atractivo de la cultura de la cancelación: «La cultura de la cancelación refuerza los vínculos sociales…. La gente disfruta uniéndose en torno a un propósito común. Obtienen satisfacción al unirse contra un agresor. Disfrutan de la solidaridad que proporciona».

Además, las sanciones se crean para sofocar las afirmaciones controvertidas y se ven reforzadas por el proteccionismo institucional. Cuando las revistas y los periódicos retiran artículos por no afirmar creencias ortodoxas, esto es emblemático del proteccionismo institucional. Lamentablemente, estos actores pueden pensar que están actuando moralmente al proteger al público de las opiniones ofensivas. Del mismo modo, al igual que el conformismo, estamos biológicamente predispuestos a actuar moralmente. Así, los guardianes pueden sostener que permitir la libre circulación de ideas podría actuar como un incentivo para su apropiación por parte de actores deshonestos.

Sin embargo, esta afirmación es errónea. En ausencia de un mercado sólido para el debate, la sociedad sufre un estancamiento intelectual y los ciudadanos se ven obligados a sustituir la evidencia por la retórica. Por ejemplo, si los investigadores pudieran estudiar las diferencias raciales sin que se produjera una reacción violenta, estaríamos en mejores condiciones de atender las diversas necesidades de la población. Este sentimiento se expresó en un artículo publicado en 2002 en el Journal of the National Medical Association: «Existen pruebas fehacientes que demuestran que la sustitución terapéutica de fármacos dentro de la misma clase supone un mayor riesgo para los pacientes de las minorías. Esto se debe a que la eficacia y la toxicidad pueden variar entre grupos raciales y étnicos».

Otra razón del éxito de las creencias políticamente correctas es que confieren beneficios psicológicos. Al promover la corrección de las narrativas dominantes, las élites pueden presentarse como moralmente superiores y cimentar su influencia en la sociedad. La economista Jennifer Roback se refiere a este fenómeno como «búsqueda de rentas psíquicas». Debido a las recompensas sociales derivadas del proteccionismo institucional, es poco probable que las élites toleren las innovaciones intelectuales, ya que pueden socavar la autoridad institucional.

Pero la cura para la corrección política se encuentra en un mercado libre de ideas. El historiador económico Joel Mokyr sostiene con razón que el libre mercado de ideas condujo a los descubrimientos alimentados por la Ilustración: «La fragmentación política europea creó el entorno en el que las opiniones disidentes y heterodoxas podían presentarse con creciente impunidad. Si un gobierno único y centralizado se hubiera encargado de defender el statu quo, muchas de las nuevas ideas que acabaron dando lugar a la Ilustración habrían sido suprimidas o posiblemente ni siquiera se habrían propuesto». Sólo un mercado libre de ideas puede resolver el problema de la corrección política y evitar sus efectos perniciosos.

Powered by WPeMatico