La Fed está tratando de confundir al mundo: no funcionará

By: Tho Bishop

Buenas noticias para todos, la inflación que los americanos están presenciando diariamente es temporal. Eso es, al menos, lo que nuestros tecnócratas ilustrados de la Reserva Federal intentan desesperadamente convencer al resto del mundo. La última garantía de que no hay nada de qué preocuparse proviene del presidente del Banco de la Reserva Federal de Atlanta, Raphael Bostic, quien afirmó el miércoles que «muchos de los datos recientes han sido más fuertes de lo que esperaba».

Como informa Reuters, el Sr. Bostic dijo a los periodistas:

«El PIB está en una trayectoria fuerte. La inflación es mayor y ha estado muy por encima de nuestro objetivo», con un crecimiento de la economía del 7% y una inflación del 3,4%, frente al objetivo del 2% de la Fed.

También señaló que es probable que la inflación dure más de lo que había pensado en un principio. Como explicó en una entrevista con NPR:

Ahora bien, lo que has dicho, que es algo que estamos estudiando, es que cuando hablo con las empresas, dicen que va a ser temporal. Aun así, lo temporal va a ser un poco más largo de lo que esperábamos inicialmente. Así que en lugar de ser un factor de dos o tres meses, puede ser de seis a nueve meses. Y esto es algo a lo que vamos a tener que prestar atención para ver si eso cambia la forma en que la gente aborda la economía.

Más allá del Sr. Bostic está su colega de Dallas, Robert Kaplan, que piensa que la economía está funcionando tan bien que la Fed podría incluso considerar pronto «hacer algunas cosas para quitar el pie del acelerador más pronto que tarde».

El sinsentido de estas palabras debería ser obvio para cualquiera que haya seguido a la Fed durante la última década. Por supuesto, la Fed no tiene el monopolio de las palabras sin sentido que salen de la boca de nuestra clase tecnocrática; lo que puede preocupar a los americanos es el grado en que la Fed cuenta con esta campaña de relaciones públicas como una herramienta vital para evitar la crisis financiera que ha creado 2020.

Después de todo, junto con las herramientas explícitas con las que lleva a cabo la política monetaria —como las operaciones de mercado abierto, el tipo de descuento y los requisitos de reserva—, una que la Fed se toma igual de en serio es su estrategia de comunicación. Desde la década de 2000, la Fed ha considerado activamente la «orientación futura» como una herramienta que puede permitirle alterar el comportamiento económico. Como explica el sitio web de la Reserva Federal:

Cuando los bancos centrales ofrecen orientación sobre el curso futuro de la política monetaria, los particulares y las empresas utilizan esta información para tomar decisiones sobre el gasto y la inversión. Así pues, la orientación prospectiva sobre la política futura puede influir en las condiciones financieras y económicas actuales.

Para ello, la Reserva Federal ha creado varias herramientas de comunicación -como su diagrama de puntos- para ilustrar las distintas previsiones sobre la evolución económica futura de diversos gobernadores de la Reserva Federal y presidentes de bancos regionales. Aunque el banco central vendió esto como un acto de «transparencia», se entiende mejor como propaganda deliberada. En una época en la que un ejército de bots mueve los mercados basándose en el Twitter financiero, cada proyección futura compartida por un funcionario de la Fed tiene instantáneamente un impacto inmediato en el comportamiento económico en el mundo real.

Por ello, el objetivo de los comentarios públicos de los funcionarios de la Reserva Federal es siempre convencer al público de que no hay nada que temer: los expertos tienen las cosas cubiertas. La inflación es temporal. El crecimiento está por llegar. Todo está bien, independientemente de las dificultades económicas que uno mismo pueda sentir. Hacer lo contrario podría desencadenar el mismo tipo de crisis que la Reserva Federal teme.

Esto no significa necesariamente que ni el Sr. Bostic ni el Sr. Kaplan sean cínicos en sus declaraciones públicas. Es muy posible que ambos crean sinceramente en sus previsiones de color de rosa y consideren que el banco central de Estados Unidos está bien posicionado para sacar a la economía de las aguas turbulentas. Al fin y al cabo, la propaganda gubernamental es más eficaz cuando sale de la boca de quienes realmente la creen.

Desgraciadamente, el mayor problema de la Fed ha sido conseguir resultados a la altura de su optimismo.

Desde 2010, la Reserva Federal ha sobrestimado habitualmente el crecimiento económico futuro. Y lo que es más preocupante, la Reserva Federal ha incumplido repetidamente los plazos de política que se había fijado en el pasado para revertir las políticas de emergencia anteriores.

Como señaló Jeff Deist en 2016:

Los críticos de la Fed, de nuevo en su mayoría austriacos, han argumentado desde 2008 que la política monetaria «normal» nunca volvería, que el QE nunca se desharía y que los tipos de interés artificialmente bajos (o incluso negativos) estaban aquí para quedarse. En otras palabras, que la Reserva Federal y sus 300 economistas de la Ivy League no saben qué hacer más que dar una patada a la lata durante unos meses más mientras esperan una recuperación económica milagrosa.

Si avanzamos hasta hoy, la recuperación no se ha materializado. Y los funcionarios de la Fed, actuales y anteriores, están cantando una melodía diferente sobre la restauración del balance a los niveles anteriores a 2008.

Lo más cerca que ha estado la Fed desde entonces fue un ligero repunte de los tipos de interés —todavía históricamente bajos— en el punto álgido de los resultados económicos de la Administración Trump, que supuso un alivio político en forma de recortes regulatorios y fiscales. Sin embargo, incluso entonces, los modestos intentos de Jerome Powell de aprovechar este significativo crecimiento económico para deshacer la intervención de la Fed tuvieron que ser revertidos a principios de 2019 debido a la reacción adversa de los mercados financieros.

Así que, de nuevo, incluso antes de los cierres económicos globales que interrumpieron masivamente las cadenas de suministro, evisceraron a las pequeñas empresas y dejaron a millones de personas sin trabajo, la Reserva Federal estaba mintiendo a través de sus dientes acerca de las herramientas a su disposición para manejar adecuadamente las dificultades económicas.

La pregunta es, entonces, qué pasa si nos enfrentamos a una crisis económica en un momento en el que la Reserva Federal se queda sin munición para su actual arsenal de herramientas políticas.

Pues bien, podemos contar con que se den a sí mismos aún más poder, lo que siempre ha sido la principal justificación para intentar sustituir el dinero en efectivo por la moneda digital del banco central (y por lo que deberíamos esperar una escalada de los bancos centrales contra las criptodivisas privadas).

También podemos estar seguros de que nos prometen que saben exactamente lo que están haciendo.

Powered by WPeMatico