Kamala Harris es básicamente Obama-Clinton 2.0, pero peor

By: Ryan McMaken

El candidato presidencial y ex vicepresidente Joseph Biden anunció hoy a Kamala Harris como su compañera de fórmula. Harris es actualmente senadora de California y ex fiscal general del estado. La elección de Biden la devuelve al primer plano de la carrera de 2020, después de haber abandonado la candidatura presidencial a principios de diciembre.

En muchos sentidos, Harris se retiró porque tenía problemas para diferenciarse de otros candidatos como Biden que representaban la corriente principal del Partido Demócrata. Mientras que Elizabeth Warren y Bernie Sanders representaban en muchos aspectos a la extrema izquierda de la coalición demócrata, Kamala era sólo uno de los varios demócratas establecidos en la carrera, y competía por muchos de los mismos dólares de recaudación de fondos que Biden y Amy Klobuchar.

Al elegir a Harris, Biden—o quienquiera que esté tomando estas decisiones por Biden—probablemente aplacará a los agentes de poder Obama-Clinton del partido que se oponen en privado a los legisladores como Warren y Alexandria Ocasio-Cortez, que son vistos por los demócratas del establecimiento como candidatos que a menudo alienan a los votantes de clase media de los Estados Unidos. Al mismo tiempo, es probable que Harris satisfaga—o al menos silencie—a los críticos del ala izquierda del partido que durante mucho tiempo han pedido una mujer negra en la candidatura presidencial.

En 2020, la elección de un candidato a la vicepresidencia es especialmente importante porque muchos creen que Biden no estará dispuesto o no podrá presentarse a la presidencia en 2024. Esto establece a Harris como el líder heredero del Partido. Debido a que Biden será el hombre de mayor edad que haya entrado en la presidencia, y debido a que claramente no goza de una excelente salud, se sabe que Harris tiene una buena oportunidad de sucederle directamente en caso de que muera o enferme gravemente.

Pero aunque Harris es «demográficamente correcto» para el ala izquierda del Partido, sigue siendo básicamente un alpinista social que está muy bien encajado dentro de la corriente principal del Partido—aunque la corriente principal del Partido se ha movido considerablemente a la izquierda en los últimos años.

En materia de política exterior, por ejemplo, Harris no difiere significativamente de Hillary Clinton, Obama, o Susan Rice, Joseph Biden, u otros altos funcionarios de los Estados Unidos que se han contentado con perpetuar guerras interminables en todo el mundo en los últimos decenios. Según el sitio oficial de su campaña, ninguna región del mundo está fuera de los límites de la intervención de los Estados Unidos, siempre y cuando los Estados Unidos intervengan multilateralmente. Es sólo la doctrina Clinton-Obama, una vez más. En el habitual doble lenguaje de Washington, ella dice que está a favor de terminar la guerra en Afganistán pero insiste en que EEUU debe mantener una presencia allí para apoyar al régimen afgano. Ella ha abogado por la continuación de la intervención militar en Siria.

Harris es muy partidaria de la teoría de la conspiración de que los rusos «piratearon» las elecciones de 2016 y siguen siendo una gran amenaza para la seguridad de los Estados Unidos.

En cuanto al medio ambiente, ella apoya un «New Deal Verde», que hoy en día esperaríamos de cualquier demócrata que se presente a la Casa Blanca. Esto significa inmensas cantidades de nuevos subsidios para la «energía verde», pagados con nuevos impuestos, y una gran cantidad de nuevas regulaciones para las empresas privadas. Significa la gestión global de las emisiones de carbono en línea con los acuerdos internacionales como los acuerdos de París.

En cuanto a la política económica, es la habitual pizarra intervencionista de políticas. Quiere «empoderar» a los sindicatos, regular más fuertemente a los empleadores y perseguir agresivamente a las empresas por una variedad de «crímenes» que se salen del intrincado laberinto de las leyes federales que manejan el sector financiero. La política fiscal es seguramente lo que hemos llegado a esperar tanto de los republicanos como de los demócratas: un gasto deficitario interminable.

Harris ha alabado mandatos impuestos por el gobierno federal como el «autobús forzado» en el que los tribunales federales dictan las políticas de matriculación de las escuelas públicas en nombre de la desegregación racial de las escuelas. 

En todo esto, no encontramos mucho que difiera de los ocho años de la administración de Obama. Es la habitual agenda política de centro-izquierda que hemos visto desde al menos la elección de 2008.

Lo que es especialmente peligroso ahora, sin embargo, es que el contexto político ha cambiado considerablemente. Los dos principales partidos estadounidenses han adoptado posturas mucho más intervencionistas en términos de política fiscal, monetaria y en términos de poder de la policía nacional. Es más, la presidencia ha ido avanzando lentamente hacia un modelo de gobierno por decreto durante décadas, en el que el presidente gobierna esencialmente a través de órdenes ejecutivas, y el Congreso sólo interviene en ocasiones. La administración Trump sólo ha acelerado esta tendencia.

Esto es probablemente música para los oídos de Kamala Harris. Harris, después de todo, como ex fiscal y como candidato presidencial nunca ha rehuido el uso agresivo del poder ejecutivo.

Como ha señalado Tyler Curtis:

En el curso de su campaña, ha prometido repetidamente pasar por alto el Congreso y tomar medidas unilaterales en toda una serie de cuestiones intensamente divisivas. En cuanto a la inmigración, ha prometido emitir una orden ejecutiva que conceda la ciudadanía a los «Soñadores» (inmigrantes traídos a América ilegalmente por sus padres). En cuanto al medio ambiente, dice que declarará un «estado de emergencia hídrica» y obligará al país a volver a adherirse al acuerdo de París sobre el clima. También quiere prohibir el uso del fracking.

Muchos observadores han notado cuán dictatoriales suenan estas declaraciones, y con razón. Seguir adelante con cualquiera de estas propuestas sería profundamente sospechoso, pero el gran número de ellas, junto con la descarada actitud perentoria de Harris, no debe dejar ninguna duda sobre sus ambiciones autoritarias.

Para Harris, el Congreso es, en el mejor de los casos, un mero órgano consultivo. Como un gesto amable, el Presidente puede pedir permiso al Congreso para hacer algo, pero no requiere su consentimiento

Harris incluso ha dicho que hará una carrera final alrededor del Congreso sobre el control de armas:

Una vez elegido, daré al Congreso de los Estados Unidos 100 días para que se organice y tenga el coraje de aprobar leyes de seguridad de armas. Y si no lo hacen, entonces tomaré medidas ejecutivas. Y específicamente lo que haré es poner en marcha un requerimiento de que para cualquiera que venda más de cinco armas al año, se le requiera hacer una revisión de antecedentes cuando venda esas armas.

Estas son las palabras de un político que ve el papel del presidente como un dictador elegido. Muchos presidentes, por supuesto—incluyendo a Donald Trump—han visto las cosas de esta manera, pero ahora es más fácil que nunca para un presidente llevar a cabo estas «promesas» en las que los presidentes no esperan a que el Congreso apruebe las leyes debidamente promulgadas. Esa es la vieja forma de hacer las cosas. La nueva forma es seguir la estrategia de Barack Obama de usar «un bolígrafo y un teléfono» para emitir dictados sin el inconveniente de involucrar a una legislatura elegida.

Sin duda, muchos de los detractores de Harris la llamarán radical o una herramienta de la extrema izquierda. La realidad es en realidad mucho más alarmante. Los radicales tienen tendencia a perder batallas políticas porque a menudo se basan en principios. Es poco probable que Harris tenga ese problema. Ella es una jugadora muy inteligente que encaja bien en la corriente principal del Partido y que llevará a cabo el programa político de centro-izquierda como hemos llegado a esperar de personas como Hillary Clinton o Barack Obama. No hay mucho aquí que sea nuevo. Lo que ha cambiado, sin embargo, es que vivimos en un país donde los presidentes de EEUU se están convirtiendo cada vez más rápidamente en una acción unilateral para hacer lo que quieran. En épocas pasadas podría haber sido razonable asumir que el Congreso podría intervenir efectivamente para restringir las propuestas menos populares y más «radicales» de un presidente. Esa visión del régimen de los Estados Unidos parece más irrealista que nunca.

Powered by WPeMatico