George Floyd y la justicia generalizada

By: Jeff Deist

El agente de policía de Minneapolis Derek Chauvin fue juzgado por el delito de asesinato involuntario en segundo grado según la ley de Minnesota. Las cuestiones de hecho esenciales para el jurado fueron si Chauvin realmente causó la muerte de George Floyd, y si lo hizo mientras cometía un delito grave. A continuación se cita el estatuto penal pertinente de Minnesota:

609.19 ASESINATO EN SEGUNDO GRADO.

Subd. 2.Asesinatos no intencionados.

Quien realice cualquiera de los siguientes actos será culpable de asesinato no intencionado en segundo grado y podrá ser condenado a una pena de prisión no superior a 40 años:

(1) causar la muerte de un ser humano, sin intención de causar la muerte de ninguna persona, mientras comete o intenta cometer un delito grave que no sea conducta sexual delictiva en primer o segundo grado con fuerza o violencia o un tiroteo desde un vehículo; o

(2) causa la muerte de un ser humano sin intención de causar la muerte de ninguna persona, mientras inflige o intenta infligir intencionadamente daños corporales a la víctima, cuando el agresor está restringido bajo una orden de protección y la víctima es una persona designada para recibir protección bajo la orden. Tal y como se utiliza en esta cláusula, la «orden de protección» incluye una orden de protección emitida bajo el capítulo 518B; una orden de restricción de acoso emitida bajo la sección 609.748; una orden judicial que establezca las condiciones de la liberación previa al juicio o las condiciones de una sentencia penal o una disposición del tribunal de menores; una orden de restricción emitida en una acción de disolución del matrimonio; y cualquier orden emitida por un tribunal de otro estado o de los Estados Unidos que sea similar a cualquiera de estas órdenes.

El insaciable afán de los medios de comunicación por presentar la muerte de Floyd como prueba de una sociedad profundamente racista fue decididamente erróneo y enormemente perjudicial. Las declaraciones públicas realizadas antes del veredicto por el alcalde de Minneapolis, varios miembros del Congreso e incluso el presidente Joe Biden entran en la misma categoría. ¿Fue justo el veredicto, teniendo en cuenta los hechos, o estuvo el jurado influenciado por la amenaza de una conflagración en todas las ciudades estadounidenses si hubieran sido absueltos? Puede que nunca lo sepamos. Pero sí sabemos que lo único que podría haber producido algo bueno —un examen sobrio de las prácticas policiales de Minneapolis— fue totalmente subsumido por periodistas atávicos empeñados en convertir una historia local en una nacional. Esa historia nos dice más sobre sus percepciones y prejuicios que sobre el racismo en América.

En marcado contraste, el juicio del abortista Kermit Gosnell en Filadelfia recibió escasa cobertura mediática nacional. No es difícil entender por qué. Las narrativas rigen nuestras vidas, y tienen poco que ver con la justicia.

Como es habitual, los americanos estaban viendo al menos dos películas diferentes. En una de ellas, un atribulado agente de policía se enfrenta a un sospechoso recalcitrante que se resiste a ser detenido. El sospechoso tenía niveles titánicos del opioide fentanilo en su organismo, quizá lo suficiente como para matarlo. Y no era un chico del coro, ya que había participado en el robo de una mujer embarazada a punta de pistola. Así que, aunque el policía se pasó de la raya y es lamentable que el delincuente muriera, no fue un asesinato, y probablemente Floyd era un delincuente de lo más ruin.

Sin embargo, el video que se emite en la ciudad muestra una historia diferente. Un policía intolerante le clavó la rodilla en el cuello a un hombre negro esposado, matándolo impunemente en una burda muestra de todo lo que está mal en la justicia racista americana. La América de la supremacía blanca siguen sin aceptar la igualdad, y por eso seguimos teniendo asesinatos policiales indiscriminados de hombres negros desarmados.

Ambas narrativas se basan en una justicia generalizada o cósmica más que en hechos concretos. Chauvin no fue juzgado por racismo, esclavitud, Jim Crow o alguna vaga noción de los pecados raciales de América. No se juzgó a América, ni a los blancos. El hecho de convertir la historia en una narrativa general más amplia para alimentar la obsesión por la raza no estaba diseñado para aliviar los problemas raciales. Se diseñó para exacerbarlos.

La justicia es específica, no general. Es individual, no cósmica. En su mejor forma, aunque sea imperfecta, es localizada, temporal, desapasionada y se basa en la restitución particularizada en lugar del castigo. Es imparcial, de ahí la venda de la Señora Justicia. Todo esto solía entenderse ampliamente como básico y esencial para un sistema de justicia liberal. La injusticia afecta a las personas, en términos de sus cuerpos físicos y propiedades, no a los grupos o a la sociedad. Incluso Rawls, que no era un libertario, diferenciaba entre lo que él veía como justicia para las instituciones y la justicia particular relacionada con acciones individuales concretas.

Pero la justicia requiere un cierto sentido de entendimiento compartido entre las personas, un cierto reconocimiento de los valores acordados. ¿Cuáles son esos valores en la América de hoy? ¿Qué sustituirá a las nociones cristianas de moralidad y justicia en la América secular? La respuesta de la izquierda es el igualitarismo, gestionado agresivamente por el Estado. La respuesta de la derecha es el abandono de la batalla. La mejor respuesta es la cooperación social a través de los mercados y la sociedad civil, junto con un sistema de derecho común de daños y remedios en evolución. Mises dijo: «La noción de justicia sólo tiene sentido cuando se refiere a un sistema definido de normas que en sí mismo se supone incontestable y seguro contra cualquier crítica». La justicia, a diferencia de la economía, requiere prescripciones normativas para producir más cooperación y menos daño. Sin embargo, nuestra clase política y mediática parece decidida a destruir cualquier sentido de lo común o incluso de la realidad objetiva.

No hay justicia social, ni justicia racial, ni justicia por hechos históricos. El hecho duro para los progresistas obsesionados con la raza es éste: el igualitarismo es incompatible con la justicia precisamente porque requiere un trato desigual y una pendiente resbaladiza de contexto generalizado para lesiones específicas. La aplicación de la identidad de grupo en la sala de justicia tendrá consecuencias desastrosas para América, y uno se pregunta si esas consecuencias son realmente el objetivo de nuestros políticos y periodistas enfermos.

Powered by WPeMatico