Auberon Herbert: «Rechazar la imposición en todas sus formas»

By: Gary Galles

El voluntariado. Es un término incómodo. Sin embargo, es lo que el filósofo político Auberon Herbert denominó como el único acuerdo social que respetaba la autoposesión de las personas—cooperación mutuamente voluntaria y no coercitiva. La coacción gubernamental, por el contrario, la viola intrínsecamente. Herbert consideraba que la prevención de las violaciones de la autoposesión de los demás era el núcleo del argumento moral a favor de la libertad.

En una época en la que la filosofía práctica de los gobiernos es que son dueños de todo lo que quieran de cualquier individuo, merece la pena conmemorar el 18 de junio el cumpleaños de Herbert reconsiderando su desafío a la idea de que otros tienen «una comisión para decidir lo que [su] hermano-hombre debe hacer o no hacer».

  • Esta es la pregunta…. ¿Crees en la fuerza y la autoridad, o crees en la libertad?
  • El peso del argumento está fuertemente del lado de la libertad de acción y de la competencia sin restricciones.
  • Los derechos de propiedad son … derechos morales supremos…. Todos los acuerdos sociales y políticos, todos los usos de la fuerza, están subordinados a estos derechos universales.
  • La fuerza puede emplearse en nombre de estos derechos, pero no en oposición a ellos.
  • La fuerza no se apoya en ningún fundamento moral… [porque] sin libertad de elección… no existen las verdaderas cualidades morales.
  • Cada hombre debe ser libre … con una limitación muy importante. Su libertad … no debe interferir con la libertad exactamente correspondiente de los demás.
  • Rechaza la coacción en todas sus formas.
  • La propiedad privada [está] inseparablemente conectada con la libertad o la autoposesión…. Es ocioso decir en un momento dado que cada hombre tiene derecho al libre uso de sus propias facultades, y en el siguiente proponer que se trate mediante el poder del Estado lo que adquiere por medio de esas facultades, como si tanto las facultades como lo que producen pertenecieran al Estado y no a él mismo.
  • El más pleno reconocimiento de la propiedad [proporciona] tanto los fundamentos materiales como morales de la libertad.
  • A todos… les pertenecen sus propias facultades, y como consecuencia, les pertenece igualmente todo lo que pueden ganar honestamente en libre competencia, mediante el ejercicio de esas facultades.
  • Si somos dueños de nosotros mismos, ni un individuo, ni una mayoría, ni un gobierno, pueden tener derechos de propiedad en otros hombres.
  • La justicia exige que no se coloquen las cargas de un hombre sobre los hombros de otro.
  • El voluntarismo … niega que cualquier obra buena o duradera pueda construirse sobre la compulsión de otros…. Invita a todos los hombres a abandonar los problemas estériles de la fuerza, y a entregarse a los felices problemas de la libertad y la cooperación amistosa; a unirse para pensar … cómo podemos hacer todas estas cosas, sin tocar en ningún momento … el odioso instrumento de una compulsión agresiva e injustificable.
  • En el voluntarismo el Estado defendería los derechos de la libertad, nunca los agrediría.
  • Los grupos, sin ninguna excepción, existen para el bien del individuo…. Si no le sirvieran, si no le beneficiaran, no tendrían razón de ser.
  • Ningún hombre puede tener derechos sobre otro hombre si antes no tiene derechos sobre sí mismo. No puede poseer derechos para dirigir la felicidad de otro hombre, a menos que posea derechos para dirigir su propia felicidad: si le concedemos este último derecho, esto es inmediatamente fatal para el primero.
  • Si pierde su creencia en la libertad… ¿qué pueden darle a cambio todos los regalos de los políticos?
  • Sólo hay un resultado que puedes obtener de la supresión del individuo, y es que la facción dominante organizada triunfe sobre la facción derrotada.
  • Ganaréis mucho más aferrándoos fielmente a los métodos de la paz y el respeto a los derechos de los demás que permitiéndoos usar la fuerza que siempre llama a la fuerza en respuesta.
  • La mayor cantidad de intolerancia que existe en el mundo es el resultado de… arreglos políticos, por los cuales nos obligamos a luchar, hombre contra hombre.

En nuestra época, en la que una miríada de organismos gubernamentales gravan y regulan nuestra autoposesión de muchas maneras, ignorantes o indiferentes a «lo odioso de obligar a los hombres a actuar en contra de sus propios deseos», necesitamos reflexionar y actuar sobre el convincente argumento de Auberon Herbert a favor de la libertad y los acuerdos voluntarios como el único principio organizativo moralmente defendible de la sociedad. Sólo eso nos permite cooperar unos con otros «sin tocar en ningún momento el odioso instrumento de una imposición agresiva e injustificable». Como reconoció, la alternativa implica el abuso generalizado de los derechos de las personas en sí mismas y es, en última instancia, inútil, porque «todos los métodos de restricción… son erróneos y sólo acabarán en decepción».

Powered by WPeMatico